Dr. Vidal: La solución al dolor fue el ozono y la acupuntura. Soy médico, y ahora sí creo en las terapias complementarias.

Soy médico. Y soy enfermo.

Fui operado de artrodesis de columna lumbar hace 24 años. Después de tantos años, la recaída en el dolor lumbar severo resultó inevitable.


 
En estas líneas relato mi experiencia. Para quien no tenga tiempo, aquí va un resumen. En Clínica Nexus encontré primero una solución inesperada y excelente a mi problema en el tratamiento con ozono. Y cuando he decidido dejar ya las inyecciones, también ha estado en Nexus donde he encontrado la solución: sesiones de electro-acupuntura y de masaje terapéutico.

 

Volvamos al principio. El dolor lumbar invalidante, para el que me recetaron medicamentos analgésicos y antiinflamatorios …

 

Por desgracia, el tratamiento medicamentoso me produjo efectos secundarios muy graves en los ojos y tuve que buscar otra solución. No fue fácil. Sin embargo, terminé encontrándola siguiendo el consejo del Dr. Pinós: administración en autohemoterapia de mi propia sangre una vez tratada con ozono. Tomé la decisión de seguir su consejo, y me confiar en Clínica Nexus. Resultado? Desde el principio experimenté una mejora radical, que se ha mantenido a lo largo del tiempo.

 

Después de varios años, creí finalmente llegado el momento de abandonar las inyecciones para pasar a un tratamiento menos agresivo. El problema volvió a presentar: -se seguía sin poder tomar medicamentos, ya que sus efectos secundarios habían sido muy graves y me prohibieron.

 

Visité entonces a un prestigioso médico del Hospital Clínico de Barcelona, ​​un profesional con muchos años de experiencia, y le pedí consejo. Me dijo que para mí la solución era la acupuntura. En un primer momento la sugerencia me sorprendió. Yo no estaba muy convencido de su utilidad. Como soy médico, me atreví a exponerle mis objeciones. Él me tranquilizó dándome razones científicas que no parecían dejar lugar a dudas sobre la eficacia de esta técnica. Por eso, decidí finalmente hacerle caso.

 

Fue en la propia Clínica Nexus donde encontré el especialista en acupuntura: la enfermera Rosa María Martínez Melero, titulada en esta técnica. Con ella iniciar sesiones mensuales y así pude abandonar definitivamente el ozono sin recaer en la lumbalgia. Efectivamente, tal como me había dicho el profesor del clínico, la electro-acupuntura ha sido la solución.

 

Ahora, después de más de un año con electro-acupuntura en Clínica Nexus no puedo sino aconsejar a los que se encuentran con molestias lumbares. Como añadido tengo que decir que la profesional de Clínica Nexus conoce bien la técnica y sabe adaptar el tratamiento a las necesidades cambiantes del paciente.

 

Como había ocurrido antes con el ozono, también ahora mi calificación para Nexus sigue siendo de diez sobre diez, tanto para Rosa Mary como para Clínica Nexus.

 

Dr. Joan Vidal-Bota

Doctor en Medicina (MD, PhD)

Màster en Bioètica i Dret (MA)